Adultos mayores en Artigas dejan atrás el “analfabetismo digital” gracias a Centros MEC

 

El Sr. Francisco Asís Fraga González tiene 89 años y con 25 años de jubilado, desde hace unas semanas atrás ha comenzado una nueva etapa de su vida, la de la alfabetización digital.

Jubilado hace ya dos décadas y media, había postergado la posibilidad de amigarse con las nuevas tecnologías, hasta que un evento no muy grato en su vida le despertó nuevos intereses en su día a día. Luego de haber sido docente por más de tres décadas en la UTU y tras la desaparición física de su compañera de toda la vida, buscó aprender el manejo de la computadora y el acceso a las herramientas de internet para comunicarse con sus hijos, tres de los cuales viven en el exterior.

Inicialmente recurrió  a sus nietos para que le explicasen ese mundo de la computación, pero “mi nieta me enseña tanto que al final termino no aprendiendo nada”, comentó.

Don francisco que se describe a sí mismo como un “analfabeto tecnológico” reconoce que “a esto lo veía muy lejano, porque veía a alguien trabajando con una computadora y hay una cantidad de cosas impresionante que se pueden hacer; yo luego de haber sido docente por 32 años en la UTU estoy como empezando de cero, teniendo la preocupación de aprender”.

Una vez que se compró su computadora personal, decidió que era momento de ponerse al día con las herramientas necesarias para sacarle el máximo rendimiento. Fue ahí que le recomendaron que se acercara a los cursos de Alfabetización Digital que, gratuitamente brindan los Centros Mec en Artigas, así como en más de 125 localidades de todo el país.

El Plan Nacional de Alfabetización Digital (PNAD), es uno de los pilares del Proyecto Centros MEC y se inscribe dentro de los esfuerzos macro del país por universalizar el acceso y uso de las tecnologías de la información y comunicación.

Marcelo Ferreira, docente de Alfabetización Digital desde sus inicios en Artigas, allá por el 2009, se muestra complacido por el trabajo que realiza y comenta que el Sr. Francisco es sin duda el adulto mayor con edad más avanzada que ha realizado este proceso de empoderamiento de las nuevas tecnologías.

Múltiples son las motivaciones que llevan a los adultos mayores a inclinarse por la iniciación en la alfabetización digital, sin dunda una de las más expandidas es la necesidad de comenzar a cerrar una brecha tecnológica que es real y cada vez más marcada con relación a las nuevas generaciones, que parecen ya nacer con el chip tecnológico incorporado. Hoy en día con la masificación de las “Ceibalitas” en las escuelas y la democratización al acceso de centros de internet gratuitos, además de la sensible reducción de los costos de equipos, la expansión del sistema de banda ancha y de los celulares inteligentes con conectividad a internet las 24 hs, eso ha determinado que si no se concretaba y expandía a su vez un plan de masificación de los saberes en cuanto a alfabetización digital, las y los “analfabetos tecnológicos” se transformarían un problema crónico de la sociedad.

Estudiosos de los sistemas de aprendizaje expresan y resaltan las bondades del aprendizaje en la edad temprana, para explotar al máximo el proceso de desarrollo del cerebro y todas las capacidades de aprendizaje de los niños, niñas y adolescentes; ya en cambio cuando se emprende un proceso de enseñanza a personas adultas, y más especialmente adultas mayores, las estrategias y la didáctica aplicada necesita contener particularidades que posibiliten una real comprensión del mensaje y determine, por tanto, un uso adecuado de las nuevas tecnologías.

Este plan, impulsado desde el Ministerio de Educación y Cultura del Uruguay, y diseminado por más de 140 ciudades y pueblos de todo el país, está compuesto por tres módulos de talleres, de carácter gratuito, que son desarrollados por docentes seleccionados en cada una de las localidades y formados en la metodología que el proyecto elaboró. Los objetivos generales es que los participantes adquieran “habilidades y conocimientos respecto a la utilización de la herramienta y el desarrollo de concientización y actitudes críticas”, según señalan los promotores del Plan.

Esta “utilización de la herramienta tecnológica” le permite a las y los adultos mayores poder acceder a lo que se ha denominado “gobierno electrónico”, donde una gran cantidad de trámites con el Estado se realizan mediante plataformas tecnológicas, lo cual antes estaba poco menos que vedado para un número creciente de personas, máxime si tomamos en cuenta que el Uruguay desde hace varias décadas, viene sumando una población adulta cada vez más importante.

Un informe redactado por Matías Rótulo en el año 2011 para el portal lr21.com.uy afirma que el Uruguay integra el grupo de países de envejecimiento avanzado junto con Barbados, Cuba, Martinica y Puerto Rico, con tasas de fecundidad inferiores a otros países. Advierte además que “el aumento de la población de adultos mayores en el país ha sido una característica constante del siglo pasado”.

Según los indicadores, se verifica un aumento que va desde el 2,5% de la población adulta en 1908 hasta 13,4% en 2004. Actualmente, de acuerdo a los datos procesados para 2008, se puede decir que Uruguay tiene un porcentaje de adultos mayores de 60 años sobre la población total que asciende a 19%. De esta población, el 35% se ubica entre los más envejecidos (mayores de 75 años).

En todo el país y especialmente en el departamento de Artigas, con sus nueve Centros MEC distribuidos por su vasta superficie geográfica, se ha venido atendiendo en los últimos años a una población juvenil, adulta y adulta mayor de forma sistemática y planificada, con cursos que aglutinan a personas que manifiestan su interés por aprender y acercarse de una manera “ordenada” al uso de los equipos y del internet.

Uno de los mayores temores, nos comenta Marcelo, de los adultos mayores y de las personas en general que frecuentan los cursos de Alfabetización Digital, tienen que ver con la posibilidad de causarle algún daño al equipo por no saber manipularlo adecuadamente. “Aquí le explicamos de manera muy sencilla cuáles son los pasos que la persona debe dar para hacer un buen manejo del equipo y tratamos en todo momento de vencer el miedo que las personas traen”, nos comenta el docente de AD en Artigas. 

El miedo es la principal barrera que tienen que vencer los adultos al enfrentarse a las TIC en general y a las computadoras en particular. Esto no les sucede a niños y adolescentes que exploran sin temor.

Si a esta dificultad le agregamos la presión de sentirse menos hábiles frente a niños y adolescentes que manejan las herramientas como extensiones de su cuerpo, la posibilidad de que voluntariamente alguien se exponga a esta situación es bastante remota. [1]Sin embargo, un importante trabajo de democratización al acceso a cursos gratuitos y con un plan de trabajo práctico, con la conformación además, de grupos docentes con personas de la comunidad, generó confianza y abrió las puertas para que cada vez más adultos mayores, que antes se podrían sentir frustrados ante las nuevas tecnologías, hoy quieran voluntariamente formar parte de este contingente de alfabetizados tecnológicos que les permita disminuir la brecha existente con otras franjas etarias de la sociedad.

Tal es el caso del Sr. Francisco con sus 89 años con una amplia experiencia laboral en su vida activa reconoce que “nietos y otros familiares han querido enseñarme a usar el equipo, pero la forma en que nos intentan pasar los conocimientos es desordenada y lo hacen de una forma tan rápida que se nos vuelve casi que imposible comprender”, es así que “cuando accedí a mi computadora lo primero que me dije es: quiero aprender donde me enseñen paso a paso, de forma ordenada para que realmente pueda sacarle provecho a esta nueva tecnología que veo que los más jóvenes se pasan metidos ahí y hacen muchas cosas, cosas que yo también quiero aprender a hacer. Como por ejemplo, contactarme con mis hijos, con mi familia que vive en el extranjero y que se que con internet ahora uno puede hablar con ellos como si estuvieran aquí”, reflexiona el Sr Francisco.

Es por eso que,  dentro de los objetivos específicos del Plan de Alfabetización digital se encuentra el de dar elementos para el desarrollo de competencias básicas que les permita a los participantes de los talleres obtener información, realizar trámites, comunicarse y participar a través de la red, en otras palabras: poder ser parte de la sociedad actual, inmersa en un entorno digital predominante, fuertemente vinculado al conocimiento y la información.

Hasta la fecha, cerca de 58 mil personas han sido “alfabetizadas” en el manejo de las plataformas digitales y en Artigas, varios grupos de personas adultas mayores van en camino a dejar atrás ese analfabetismo tecnológico y lograr mejor calidad de vida.



[1] http://ludo.com.uy/cuco/

 

Víctor M. Rodríguez

siquesepuede@gmail.com

Artigas | Uruguay