Venezuela | Pável Rondón: Segunda vuelta en Brasil

Las elecciones de Brasil permiten acercarse a la reflexión sobre algunos asuntos como la correlación de fuerzas en el mundo o la irreversibilidad de los cambios
en América Latina.

En el año 2002, con el triunfo del presidente Luiz Inácio Lula da Silva, Brasil sale del neoliberalismo del Partido Social Demócrata Brasileño (PSDB) y se incorpora al viraje que iniciaba esta región.

De perder las elecciones Dilma Rousseff, Brasil se acercaría a Estados Unidos y modificaría su postura ante el Brics y Unasur, lo que incidiría en las relaciones internacionales y en el bloque económico que diseñan ahora EEUU y Europa. Hacia  el interior de Mercosur igual se sentiría el cambio.

A favor de Dilma, para el 26-10: no hay estrecha identidad entre el PS y su  ex candidata Marina Silva, esta quien fue ministra de Lula, se acercó a los socialistas hace un año. Hay un sector amplio de estos que están con el PT, Dilma necesita la mitad de esos votos.

Pero ello no resuelve lo político, qué piensan los brasileños de las consignas del PSDB: una, que la economía se ha desacelerado, por errores de Dilma, cuando el asunto es mundial. Otra, la corrupción en Petrobras y de funcionarios  públicos. Y, la solicitud de cambio, publicitariamente ese eslogan es fuerte en cualquier elección, están acusando al partido de Lula de continuismo.

En las últimas tres elecciones presidenciales, para la segunda vuelta, el PT ha tenido una tendencia constante de incremento de la votación entre 10 y 13 millones: 2002/13, 2006/10 y 2010/12. De mantenerse ese comportamiento del electorado; es decir si quienes votaron por Marina dividieran sus preferencias para la próxima vuelta, Dilma obtendría 51%.

Esta coyuntura plantea el tema de la reversibilidad de los modelos políticos del actual proceso latinoamericano. Debe realizarse una evaluación de los resultados electorales de los gobiernos de la región, para detectar si hay similitud en las causas, para los distintos ascensos y descensos electorales.

Publicado originalmente en Correo del Orinoco | Venezuela


Paraguay | Del Rosario Ignacio Denis: El Partidocracia y su “Nuevo Rumbo” a la Mafiocracia

 

 

El golpe parlamentario en contra de la voluntad popular expresada representativamente por Fernando Lugo en el 2012 permitió no solo la restauración de la extrema derecha en el país, también crean las condiciones a un nuevo rumbo del sistema político, económico, financiero y militar, las consecuencias sociales, ambientales y del terror se empiezan a sentir y es solo como un comienzo.

 

La restauración neoliberal de saqueo eran imposible sin la transición de la Partidocracia a la Mafiocracia, el ritmo de la voracidad multinacional necesitaban definir otro modo de funcionamiento político-económico y militar, a los poderes facticos ya entorpecían los avances de saqueo desde la democracia representativa cobijadas históricamente por la Partidocracia principalmente Colorado y Liberales entre otros aprendices de derecha, por otro lado desde la democracia representativa  se sentían igual amenazado, la nueva coyuntura latinoamericana y caribeña que van abriendo una ventana progresista con un discursos abierto contra el neoliberalismo hacen que la ciudadanía mayoritariamente comprendieran como una  doctrina fracasado para el continente, el asenso de los nuevos partidos progresista junto a un pueblo mayoritario que empiezan a repensar su participación y protagonismo queriendo refundar la democracia sin duda eran otras de las amenaza para las mafias multinacionales.

 

Este proceso de transición a la Mafiocracia no está aislado de la estrategia extractivista global del imperialismo, el control de territorios ricos en recursos naturales, petróleo, tierra, agua dulce, minería, en todo el mundo es abiertamente abordado con la mafia de la guerra, crean, financian para propiciar conflicto armado, en caso de Paraguay es la extensión del plan Colombia para multiplicar satélites intervencionista con el único fin de asegurar rutas de narcotráficos, venta de armas, multiplicar bases militares imperialista, control estrictamente de la CIA y del MOSSAD Israelí, no tienen otro mecanismo y estrategias que la de crear violencia y terror a la población para desplazar a las comunidades campesinas, indígenas de sus territorio para luego ser controlado por las empresas multinacionales, es bueno dejar sentado también que en Paraguay las mafias existió siempre alrededor de los partidos de derecha, desde ahí comenzó el terrorismo de estado, avanzan, crecen y llegan a interferir con la vida de la nación, desde la mafiocracia se proyecta consolidar como un sistema político, económico, militar, policial para negociar por completo la soberanía con el gran capital.

 

Este nuevo poder de la mafia institucionalizada, comenzó de un pacto y van hacia la unidad llamada azulgrana, por un lado esta vinculados al modo de hacer negocios, a los negociados, y a la corrupción abierta de una minoría cooperante fraterno a las mafias, el fortalecimiento de este sistema es con el terror y la violencia, seguirán con los desalojos, militarización, sicariatos, atentados, persecuciones, falsos positivos, desapariciones, secuestros, cuando más violencia y criminalidad se consolidan  mejor el poder de las mafias, el crimen organizado, es la parapolitica al estilo Colombiano o Mexicano.

 

Solo quiero colocar como un ejemplo y es como un comienzo de la Mafiocracia, recientemente ocurrió en un distrito llamado Yby Yaú, es una ciudad paraguaya perteneciente al departamento de Concepción, donde un intendente municipal en rueda de prensa dijo estar dispuesto a renunciar de su cargo a cambio que no lo maten, el hecho demuestran que la dictaduras de las mafias están por encimas de las leyes de la república.

 

Esta transición del partidocracia a la mafiocracia en el país pasó por la imperdonable complicidad de unos pocos, llámense pacto o unidad azulgrana, pero también con el beneplácito de algunos y por supuesto con  la indiferencia de muchos, los partidos tradicionales seguirán pasando en convenciones en convenciones cambiando estatutos, normas y caudillos, pero al final la mafias seguirán imponiendo el poder desde la criminalidad haciendo negocio con la patria.

 

Si no queremos que Paraguay sea lo que fue Colombia  del paramilitar Álvaro Uribe o lo que es hoy México donde la mafia gobiernan sus territorio dejando un costo terrible en vidas humana, es necesario unificar fuerza para refundar la república, si la palabra democracia es el poder del pueblo, es hora de asumir con fuerza en contra de la mafia empresarial que van instaurando un sistema político económico policial y militar de la mafiocracia con fuerte asesoramiento externo.

 

Del Rosario Ignacio Denis. Ingeniero Agroecologico graduado en

Instituto Latinoamericano de Agroecologia Paulo Freire (IALA)

Twitter: @yiyoparaguay

Blog del Autor : http://ayvuguasu.blogspot.com/